Status: Manos a la obra

Bajarte de la cama a veces resulta una de las cosas más difíciles y complejas, no solamente por que dormir es un placer máximo – en ocasiones, tu cama te abraza para que no la dejes nunca – sino porque sabes que lo que te espera no es necesariamente lo que más te gustaría hacer en ese instante.

Así que es momento de que pongas mano a la obra:

 

Tener motivaciones para levantarte de la cama no es una cosa de 5 minutos y ya, es trabajar diario por lo que quieres, es lograr enfocarte en lo que quieres y en lo que necesitas. En el libro “The Road to Redemption: Overcoming Life’s Detours, Obstacles and Challenges” (El Camino a la Redención: Superar los Desvíos, Obstáculos y Desafíos de la Vida) de Lucinda Cross, encontrarás una técnica que te permitirá auto-evaluarte, transformarte y empezar a creer en ti misma. Es un libro para experimentar, no solamente para leer.

 

En mi experiencia, lo que tienes que hacer en los primeros 5 minutos de tu día es visualizar lo que tienes que hacer. Lo que debes de hacer y la persona que requieres ser para lograr ambas cosas.

En tu día a día debes de enfocarte en los SI’s (Busca y enfócate en lo positivo). Modifica tus propias creencias para lograr construir un día en armonía. Crea  momentos que te recuerden lo fantástica que eres. No olvides que todos los días, construyes tu proyecto de vida. Así como Roma no se construyó en un día, probablemente tu proyecto de vida tampoco se hará solo. Por eso, en #GirlPower, te recomendamos la siguientes acciones:

Dosis de motivación para bajarte de tu cama todos los días:
  1. Respira y regálate 5 minutos en la cama con los ojos abiertos … escucha los sonidos que hay a tu alrededor.
  2. Recrea en tu mente quién tienes que ser para lograr los objetivos de tu día y de tu vida. Experimenta como te sentirías si lograras eso que te está frenando o eso que estas posponiendo.
  3. Conéctate con tus emociones… descubre el poder interno que tienes que alcanzar para que las cosas sucedan en positivo.
  4. Pequeños cambios hacen la diferencia Con modificaciones mínimas puedes lograr tener más momentos de armonía y felicidad.
  1. Confía en tu proceso y ten paciencia. Los resultados no se verán inmediatamente pero valdrán la pena. 

En la vida no hay historias perfectas. A veces, tampoco se cumple lo que esperamos. Por lo tanto, es importante darnos el tiempo necesario de hacer las cosas despacio y con cariño. De esta manera,  podremos lograr quienes estamos destinadas a ser.

Cada mañana crea una conversación silenciosa contigo misma.  ReconoceTE y agradeceTE que estás en el camino, lugar y momento correctos,  para triunfar en tu misión de vida.

Adriana De Vizcaya

@avcorzo - Soy egresada de la Escuela de Administración de Instituciones, ESDAI, de la Universidad Panamericana, estudie un Diplomado de Relaciones Públicas, Redes Sociales y Manejo de Situaciones de Crisis y un Diplomando en Coaching Ontológico. Mi tarde perfecta: Un café + un libro + un lugar del mundo

No Comments Yet

Comments are closed