¿TE ESTÁS AUTO SABOTEANDO?

¿Tu carrera no está avanzando como esperabas? Si, aunque estés haciendo un buen trabajo, nada parece pasar, es posible que te estés saboteando sin darte cuenta. Hay muchas formas sutiles de hacerlo, a continuación, hablaremos de las más comunes.

 

Evitas la atención

Deberías saber que no es prudente pasar desapercibida en cuestiones del trabajo. A nadie le gusta ser un fanfarrón. Pero tristemente, nadie va a notar tus esfuerzos a menos que los presumas un poco. Una de las claves para hacerlo es asegurarte de actualizar regularmente tus propios logros. Mantén una lista personal de metas cumplidas tanto dentro como fuera del trabajo, como publicar en un blog personal, u obteniendo cierto número de seguidores en un mes, o ganando un cliente nuevo. Este inventario también aumentará tus niveles de felicidad.

Dependiendo de tu tipo de trabajo, también puedes publicar posts relacionados a tu trabajo en tus redes sociales, de esta manera, tu empleador actual o futuro puede estar consciente de tus logros sin abrumarlo.

 

Siempre llegas tarde

Aunque pases mucho tiempo trabajando fuera de horario laboral, llegar tarde le hace pensar a tu jefe que no tomas en serio tu trabajo. Es una triste realidad, porque no importa si lo compensas trabajando a la hora de la comida o después de tu hora de salida. Trata de llegar lo más humanamente posible a tiempo (y siempre prevé el tráfico de la ciudad).

 

Eres una overachiever

Estudios recientes han demostrado que los empleadores prefieren trabajar con personas que parecen talentosas, en lugar de aquellos que parecen trabajar mucho. Esto puede parecer injusto, pero es una realidad. A pesar de que te recomendamos hacer conocidos tus logros, es importante que esos esfuerzos se vean, irónicamente, sin esfuerzo alguno.

Trata de limitar la cantidad de estrés que proyectas en tu lugar de trabajo, para hacer que parezca que estás logrando todo sin problema. Tampoco es prudente trabajar largas horas para demostrar que estás haciendo más que los demás, tu jefe podría preguntarse por qué tardas tanto en completar tus tareas e incluso asumir que no eres 100% competente.

 

No tienes iniciativa

La clave para avanzar en la mayoría de los trabajos es pedir las responsabilidades que deseas tener. Si te gustaría tener el puesto de tu jefe algún día, pídele que te delegue algunas responsabilidades de su trabajo. Si estás en una compañía que amas, pero estás en un puesto al que no, busca un puesto que se vea prometedor dentro de la empresa. Después, pídele a la persona adecuada si puedes tener tareas más asociadas con ese puesto (en tu tiempo extra). La realidad es que la gente puede llegar a ser floja, y no te notarán si no se los pidas.

 

Odias tu trabajo

Sabemos que es difícil ocultar los sentimientos negativos hacia tu puesto o tu lugar de trabajo. Sin embargo, estamos seguros que tu jefe lo notará eventualmente. Si odias tu trabajo, te sugerimos que encuentres uno nuevo tan pronto como puedas. De lo contrario, es cuestión de tiempo de que tu jefe comience a preguntarse si deberías dejarte ir antes de que infectes al resto del equipo con tu negatividad.

 

¡Evita autosabotearte! Recuerda que eres una #GirlPower y todo lo puedes.

 

GirlPower

Comunidad de mujeres que "lo queremos todo". ¡Empodérate con nosotras!

No Comments Yet

Comments are closed