¿Cómo debo vestirme para mi próxima entrevista de trabajo?

Todavía hasta hace algunos años las opciones para presentarnos a una entrevista de trabajo, en términos de outfit, eran sumamente limitadas. Había quien decía que la única forma de ser tomada en cuenta e incluso contratada era adquirir una serie de trajes sastres en distintos colores con las camisas y blusas “apropiadas”. Llevar zapatos de tacón bajo, de no más de 7 centímetros y maquillaje y accesorios “discretos”. Pero el cambio cultural de las organizaciones nos alcanzó; y hoy por hoy la vestimenta que eliges para tu entrevista es muchísimo más que un uniforme para todas las candidatas.

Quiero compartir contigo algunos tips para definir las prendas apropiadas que reflejen tu personalidad y tu #GirlPower en tu próximo proceso de selección:

Las empresas tienen su cultura organizacional

Así como cada una de nosotras tenemos nuestra personalidad que es única e irrepetible. Esto nos ha llevado a vivir una época donde los códigos de vestimenta reflejan dicha cultura. Por tanto, ya no hay una fórmula mágica (como por ejemplo el traje sastre) para salir avante en una entrevista de trabajo. Por eso el primer paso es conocer la cultura de la empresa y elegir un atuendo que resuene en primer lugar con quien tú eres; pero que también haga match con su dresscode. Así como no te recomendaríamos jeans para una entrevista en un banco, tampoco te recomendaríamos vestimenta formal para un proceso de selección en Google.

Es perfectamente válido preguntar al reclutador cuál es el dresscode de la compañía

Esto, al momento de pactar tu primer acercamiento con ellos. Ahora bien, si ya preguntaste y tuvieron la amabilidad de compartirlo contigo; atiende a la sugerencia siempre dándole a tu atuendo el toque de una persona que quiere causar una buena impresión. Por ejemplo, si el reclutador te pidió que fueras de jeans, no tengas miedo en ponerte tu mejor par; pero complementa con un blazer o alguna prenda que le de balance a lo casual de la mezclilla. Quizá los rasgados debes dejarlos para otra ocasión.

Si la entrevista se lleva a cabo en una empresa deportiva, es muy probable que te pidan o esperen que vayas de tenis

El mensaje de ir de tenis significa que la empresa tiene una cultura muy relajada y casual así que adecúa tu atuendo sin ser la más relajada de la ecuación (siempre dale un toque chic que transmita la importancia que tiene para ti esta entrevista). Procura llevar unos tenis limpios y en buen estado.

Si tu entrevista se lleva a cabo en una planta de manufactura quizá debas analizar seriamente dejar los tacones en casa

A veces las condiciones de seguridad no permiten siquiera que puedas entrar con ese tipo de calzado. Vas a estar muy incómoda. Lo mejor siempre será preguntar a tu reclutador la mejor forma de presentarte en estos casos.

La antigua recomendación “de oro”

Hace muchos años, era vestirte en tonos neutros como el negro, gris, azul marino. De lo contrario, podrías atraer atención no necesaria a tu vestimenta. Hoy en día esto ha cambiado. Mientras el mensaje de tu atuendo se mantenga en la línea de lo profesional, podrás salpicar de color tu elección para ese día. Una entrevista es algo serio pero no es un velorio. Recuerda: prendas de acuerdo a la ocasión y a la organización que vayan con tu personalidad.

Evita prendas que ya no te ajustan bien

Esto aplica tanto para las que te quedan grandes como pequeñas. Y evita prendas que debes estar revisando constantemente (como las blusas infames que se desabotonan solas). No queremos que estés pensando justo en eso al momento de las preguntas más complejas. Debes ser capaz de concentrarte en vender tus competencias profesionales y tu outfit; si bien es importante, es sólo un complemento.

Mantén la línea profesional

Enseñar demasiada piel y un maquillaje de boda no son necesarios para verte espectacular. Recuerda, todo de acuerdo al momento.

Nunca elijas prendas que no te gustan o que siempre has considerado incómodas.

El consejo más importante. La entrevista no es un momento para explorar nuevos estilos. Es un momento para brillar y vender tu experiencia de la mejor forma posible; y eso sólo se puede lograr estando cómoda y sintiéndote segura de ti misma. Elije cosas que te hagan sentir fuerte, inteligente y valiosa. Si prefieres pantalón de vestir, debes llevarlo. Si te sientes más cómoda en un vestido o una falda, adelante. Sólo recuerda que cualquier prenda que te haga dudar, no podrá acompañarte.

Espero que estos 8 tips te ayuden en tu próxima entrevista. Te comparto que en mi experiencia siempre me he sentido más cómoda con faldas y vestidos; a veces con tacones y otras veces con flats. A algunas entrevistas llegué a ir con colores muy vivos y a otras en colores más neutros; pero siempre fui fiel a sentirme cómoda y segura. Y creo que eso se reflejó en la concentración que pude tener en los procesos de selección. Porque mi vestimenta nunca fue un impedimento para lograr la contratación y espero que así sea contigo.

¡Mucha suerte!

Sam Magadan

CEO & Career Coach

Emprendedora. Directora y Career Coach en Kandidaat. Experta en desarrollo de CV, LinkedIn y entrenamiento para entrevistas. Seguidora del FC Barcelona. Amante del cine y de la música. Viajera incansable.

No Comments Yet

Comments are closed