¿A quién prefieres de socia: amiga, conocida o desconocida?

Llega el día de decirle a tus accionistas que el negocio en el que invirtieron, creyendo en ti, tiene pérdidas, y que solo se le puede dar la vuelta si le inyectan una cantidad igual a la de su inversión inicial. De lo contrario, hay que contemplar declararse en quiebra.

¿A quiénes sentarías en esa mesa? ¿Amigas, conocidas, o desconocidas?

En un negocio en el que invertí hace unos años, me sumé al sueño de ofrecer un producto innovador. Me asocié con personas conocidas (cuates), quienes iban a dirigir y operar el negocio, y personas desconocidas, que como yo, se sumaron al proyecto como socios accionistas, en búsqueda de un retorno de su inversión y de poder ofrecerle al mundo los increíbles productos que estábamos desarrollando.

Lo interesante de esta historia es hacer el fast forward al día de hoy: La cuarta ronda de inversión de capital. Ante un negocio que presenta un panorama alentador de largo plazo, pero turbulento en los siguientes meses, ¿tiene que ver el grado de amistad con el grado de inversión que haces en la empresa?

La respuesta:

Ante una crisis en la empresa donde invertiste tus ahorros, la amistad sale por la puerta trasera, y la conversación se vuelve todo negocio.

De hecho, estoy sorprendida de ver que en las últimas reuniones de accionistas, quienes más perrosse han puesto son los “íntimos amigos de los que operan el negocio. Sienten que el daño hacia ellos es aún mayor, pues, justamente, ¿cómo les podrían entregar estos resultados a sus mejores amigos? Y es

en una crisis cuando necesitas tener mayor claridad de mente para tomar acciones asertivas, que cambien el rumbo de la empresa, y no engancharte con sentimientos.

La conclusión: Es más fácil hacer negocios con una persona conocida o hasta desconocida, que con una amiga. Al final, todos tus socios te van a exigir resultados previamente pactados. Pero la conversación que puedes llevar con cuates y socios estará enfocada al 100% en el negocio, sin un doble discurso que involucre la amistad, sentimientos, si se te hace justo hacerle eso a una amiga, etc.

El grado de amistad no tiene que ver con el de inversión en la empresa. Seas mejor amiga, o solo conocida de quienes lideran la empresa, eso es independiente de tu aportación al negocio, porque al final es eso: NEGOCIO.

Si te quieres simplificar, invita a tu sociedad a personas con las que el tema sea negocioy no amistad. ¿Coinciden? ¿Tienen otro punto de vista? ¡Nos encantaría oír si les ha funcionado algo diferente!

Have a kick-ass day!

SandraFirma

Sandra

Sandra ha sido consultora para más de 25 empresas, impactando la agenda de numerosos CEO. Como empresaria, dirigió la división de consultoría en Latinoamérica para el grupo de publicidad líder en el mundo, importantes revistas de moda y el área de innovación para un grupo líder de medios en México. Como emprendedora, lanzó GirlPower y es inversionista en varios start-ups y franquicias. Hace yoga, medita, ama viajar y ha vivido en siete países.

No Comments Yet

Comments are closed